El blog de Madrid a pie! 

 

Cuantas anécdotas se quedan en el tintero? cuantas historias sin contar? Pues hemos decidido compartirlas con vosotros!! 

 

Si queréis participar en nuestro blog, estariamos encantados de contar con vuestros comentarios.

Y también podéis pedir algún tema que os interese.

 

27.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
Sabéis porque utilizáis esa palabra como sinónimo de bueno o estupendo?. Hay dos teorías una buena y otra no tanto. La que parece mas clara es que viene de la palabra caló chachipén, que significa verdad o realidad. Al pasarlo al español lo acortamos a chanchi o chachi y se usaba en expresiones como "chachi que si", para decir "tienes razón", "es verdad". Como el uso mas frecuente era responder a preguntas del estilo "¿te parece bien?" donde se respondía "chachi que si"o simplemente "¡chachi!", se le fue dando poco a poco el significado con el que lo conocemos ahora. Pero hay otra explicación mas rebuscada, y que por lo tanto a mi me gusta bastante mas. Tras la guerra civil y la segunda guerra mundial la situación en España era muy dura, hacían falta muchas cosas que aquí no había y pronto prolifero el mercado negro. Por Gibraltar entraban gran cantidad de productos británicos de contrabando y era a Cádiz donde llegaban con mas profusión. Como el premier británico era Churchill (pronunciado charchil) los vendedores para hacer ver que sus productos eran ingleses, y por lo tanto de calidad, decían "Esto es de charchil". Sin caer en tópicos todos sabemos como los gaditanos "acoplan" el lenguaje a su peculiaridad y así "charchil" se transformo en "chanchi" y finalmente en "chachi
22.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
En la noche del 20 de marzo de 1922 se produjo un choque armado entre la Policía Municipal y la Guardia Civil a cuenta de las obras del metro de Madrid. Un enfrentamiento que terminó con numerosos detenidos, entre ellos los mandos de la Policía Municipal y varios concejales, y también con la dimisión irrevocable del propio Alcalde de Madrid.  El Metro lo construía el Estado, pero al parecer no se atenían a las ordenanzas municipales de ocupación de la vía pública -por las que había que pagar un canon- y no se ponían correctamente las vallas de seguridad. O se talaban y abandonaban un centenar de árboles en la calle Magdalena. El 20 de marzo de 1922, varios técnicos municipales acompañados por el teniente de alcalde se presentaron en la estación de Puerta de Atocha para llevar cabo una inspección que podía conllevar la suspensión de las obras. La seguridad, reforzada por la Guardia Civil, les expulsó. El alcalde de Madrid, Marqués de Villabrágima e hijo del Conde de Romanones, se personó en el lugar media hora más tarde, junto con varios concejales más acompañados por la Policía Municipal. Al persistir la negativa, el Subjefe de la Guardia Municipal Manuel Garrido intentó entrar en la obra, pero la Guardia Civil lo derribó a culatazos y llegó amenazar con sus pistolas al grupo formado por el alcalde y los concejales. Los incidentes se extendieron por varios puntos más de las obras, que prácticamente ocupaban todo Madrid. Como dice Memoria de Madrid, «Se lee en el Heraldo de Madrid que "cuando entró el Jefe de la Guardia Municipal, señor Camarero, en las obras que había frente al Ministerio de la Guerra, vio a un Guardia municipal al que un individuo de la Benemérita agredía a sablazos. El señor Camarero acudió rápido en auxilio de su subordinado. El Cabo de caballería de la Guardia Civil arremetió con el caballo contra el Jefe de la Guardia Municipal"». «A medianoche, poco después de haber sido puestos en libertad todos los detenidos, el Alcalde realizó declaraciones a la prensa, explicando lo sucedido, y acusando de la desproporción de la actuación de la Guardia Civil. Al día siguiente siguió la lucha, esta vez en el Congreso. El Marqués de Villabrágima defendió la actuación municipal en un agrio enfrentamiento con el Presidente del Gobierno quien le recordó que su puesto era subordinado al del Ministerio de la Gobernación a la vez que le exigía la dimisión de su cargo».
12.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
La palabra perroflauta ha sido usada para referirse tanto a personas con una estética y forma de pensar similares a la de los hippies de los años 60 y 70, así como para referirse a las personas que han protestado contra las políticas neoliberales de los gobiernos, especialmente en los países del sur de Europa  (Portugal, España, Grecia, Italia…) a partir de la crisis mundial de los años 2007-2008 y posteriores. · Origen: Inicialmente se llamaban perroflautas a las personas con pocos recursos que vivían en la calle, llevaban ropas descuidadas y se ganaban la vida gracias a la caridad de los demás, como por ejemplo los músicos callejeros. Con la popularización del término, se empezó a usar también para nombrar de forma peyorativa a jóvenes de estética punk o heavy, hasta que en los medios de comunicación se empezó a usar esta palabra para designar de forma ambigua a ninis y a cualquier otra persona que participara en movimientos sociales y protestas callejeras. · Intereses y actividades: Según la acepción más extendida del término, los perroflautas se asocian a jóvenes con ideología política inconformista y preocupados con temas como la globalización, las altas tasas de desempleo, el cambio climático, la protección del medio ambiente, el uso de energías renovables, la contaminación, la biodiversidad, la solidaridad entre pueblos, la libertad de expresión, el aumento de la brecha entre ricos y pobres, la lucha por los derechos individuales (homosexualidad, aborto, laicismo…), la sostenibilidad y la lucha contra el neoliberalismo.En el caso de España, el término se ha usado como una forma despectiva de llamar a las personas que han protestado en manifestaciones contra el alto nivel de desempleo y las medidas de austeridad realizadas por los diferentes gobiernos, como por ejemplo en el Movimiento 15M o en las plataformas contra los desahucios.
08.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
Fue construida para conmemorar el nacimiento de la futura Isabel II, inaugurándose el 10 de octubre de 1832, pero su primera ubicación fue en la Red de San Luís, junto a Gran Vía en 1839 acudían diecisiete aguadores autorizados para recoger agua. El caudal de sus nueve caños era de doce reales de vellón de agua. Cuando en 1858 se inaugura el Canal de Isabel II, esta fuente deja de tener una función utilitaria, por lo que es trasladada a la plaza de Santa Ana y en 1879 a su ubicación actual en El Retiro (glorieta de Nicaragua). Dentro de la pileta vemos como un zócalo alza tres gradas de diferente tamaño que forman una cascada, sobre el centro del pedestal se alza una columna en forma de palmera que está recubierta de hojas acuáticas sostiene un tazón, de cuyo centro sobresale una caracola marina. Adornan la fuente cuatro angelotes sobre delfines encima de las gradas y al nivel de la segunda grada hay dos ranas y dos galápagos que dan nombre a la fuente, que tienen la particularidad de haber sido las primeras piezas de bronce fundido en Madrid. La fuente es obra de Francisco Javier de Marietegui y las esculturas de José Tomás, igual que el busto de la Duquesa de Osuna ubicado en el Parque del Capricho. La fuente es de granito, y los delfines y niños de piedra caliza.
05.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
La Casa de Fieras es un pozo sin fondo de anécdotas. Primero, Carlos III mandó construir un zoo en la actual Cuesta de Moyano, allá por 1774. Y Fernando VII lo traslada a «La leonera», que aún pervive. Hasta 1868, es la Casa Real la que asume los gastos de mantenimiento. Con la llegada de la Primera República, pasa a depender del Ayuntamiento. Y esto resulta ruinoso para el municipio, que finalmente cede los derechos de explotación al empresario de circo Luis Cabañas. Que aplica una política mucho más espectacular al negocio: presta animales para luchas en plazas de toros, saca a pasear a los cocodrilos, y lleva a los elefantes a bañarse a una fuente del Retiro, hasta que una vez uno de ellos, Pizarro, se escapa por la calle de Alcalá y, como se dice popularmente, «la lía parda». Al final, su aventura acaba en una tahona, en la que acabó con las existencias de pan. La Casa de Fieras volvió al Ayuntamiento en 1918 y el jardinero mayor Cecilio Rodríguez lo reformó y reinauguró en 1921. Hubo un oso que atacó a un cuidador, y que más tarde se escapó, sin dañar a nadie porque fue abatido a tiros antes. Hubo más ampliaciones, y más adquisiciones de nuevos ejemplares. Durante la Guerra Civil, el zoo tuvo que cerrar sus puertas. Se cuenta que muchos animales murieron de hambre, y otros fueron sacrificados para el consumo humano. Pero en 1937, el 16 de mayo, reabrió. Y poco después le llegaron muchos animales, evacuados de zoológicos europeos con motivo de la Segunda Guerra Mundial. El recinto se cerró definitivamente el 22 de junio de 1972. ASOCIACIÓN CULTURAL FREE TOUR MADRID madridapie.com WhatsApp + 34 655 918 507
03.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
La frase de hoy es “Como Pedro por su casa” que hace referencia a la comodidad con la que una persona se desenvuelve en un entorno nuevo, se siente tan bien que es como hubiera estado ahí siempre. El equivalente actual probablemente sería “Como pez en el agua”. ¿Quién es ese Pedro que se sentía tan cómodo en todos lados? Resulta que la frase es una derivación de otra de finales del siglo XI, que decía “Entrar como Pedro por Huesca”. La cual hace referencia Pedro I de Aragón, rey de Aragón y Pamplona, que combatió a los árabes en la península Ibérica. Cuentan los historiadores que era un gran estratega militar y gracias a esto pudo conquistar los territorios de Huesca y Barbastro. La victoria en Huesca fue tan contundente, que se interpretó como si no hubiera existido resistencia y Pedro simplemente hubiera llegado a reclamar lo suyo. Por tal motivo cada vez que alguien entraba de manera confiada a un lugar desconocido se hacía referencia a esta batalla. Con el tiempo se fue adaptando a otros territorios, algunos de los cuales nunca habían oído hablar de Huesca, por lo cual se fue sustituyendo por una casa. Una vez más nos topamos con un hecho que llega a manos de una persona creativa, la cual lo adapta a una frase aplicable a la vida cotidiana, misma que pasa a la posteridad cientos o miles de años después. Tengan cuidado con lo que dicen, no vaya a ser que una frase suya pase a la posteridad y siga vigente dentro de cientos de años en el futuro.
01.06.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
Seguro que más de uno recurrirá a esta expresión en alguna reunión de vecinos. Porque la casa de Tócame Roque es aquella donde reina la confusión y hay con frecuencia alborotos y riñas. Y ese tipo de festejos se produce en estos eventos vecinales con más frecuencia de la que sería deseable. Lo cierto es que esa casa sí existió. Se encontraba en Madrid, en el cruce de la calle Barquillo con la calle Belén. Todavía hoy existe una placa conmemorativa que recuerda el lugar exacto en el que se situaba. Ramón de la Cruz la inmortalizó en uno de sus sainetes titulado La Petra y la Juana o el buen casero. Y otros autores como Mesonero Romanos también se inspiraron en ella y en este tipo de edificios para construir sus imágenes costumbristas. El edificio era una antigua corrala, con varios patios y muchas viviendas, vieja, fea y hecha un asquito, habitada por gentes de toda procedencia, especialmente por chisperos (herreros) que solían hacer sus trabajos en los patios de la misma. En total eran unos 80 vecinos que vivían en unas condiciones no muy buenas. Más o menos como en algún que otro edificio de renta antigua que todavía existen en la capital, donde el abandono por parte de los dueños es absoluto, buscando echar por fin a los inquilinos que habitan allí y poder especular con la venta del edificio. Pero a lo que estamos. ¿Por qué lo de Tócame Roque? Según cuenta Fernández de los Ríos (Madrid, 1821-París, 1880), editor, historiador y periodista –entre otras muchas cosas-, en su obra Guía de Madrid, la casa perteneció a dos hermanos llamados Juan y Roque. Debido a una herencia mal resuelta, ambos se disputaban la propiedad de la misma y discutían con mucha frecuencia y muy acaloradamente sobre a quién tocaba el edificio en el reparto: “Tócame, Roque”, decía Juan a voz en grito. A lo que Roque contestaba: “¡No, no! ¡Tócame a mí”. “¡Que no, que tócame Roque!”… Y como las paredes oyen y mucho más si los gritos de una bronca las atraviesan, no tardó mucho el chascarrillo en correr de boca en boca por las calles de Madrid, burlándose de la disputa. No hemos encontrado por ningún lado a cuál de los dos hermanos acabó siendo otorgada por fin la corrala. Así que no puedo dar un final digno a la historia. Pero está comprobado que el “tócame, Roque” de Juan triunfó más que Manolete en el ruedo. Lo de las riñas debía ser una maldición de esas que se apodera de algunos edificios y que da para hacer películas de terror. Solo que en la que nos ocupa, la bronca más famosa no fue la de los dos hermanos, sino la que montaron los vecinos de la corrala cuando el Ayuntamiento dio orden de derribarla, allá por 1850, por insegura e insalubre dicen algunos, pero sobre todo por la remodelación urbanística que se quería hacer allí. La historia nos suena, ¿no? Si es que hay cosas que no cambian mucho. El dueño del edificio anunció a los inquilinos que debían desalojarlo y les dio un plazo de dos meses para irse. Pero los vecinos no estaban por la labor, amenazando además al propietario con hacerle mucha pupita. Volvió el dueño a darles otro plazo de tres meses que tampoco respetaron. Y así hasta que tuvo que intervenir la fuerza del orden público y echarles de allí a ‘golpe de autoridad’, no sin antes salir calentitos de la casa. Les desalojaron, sí. Pero tardaron más de un año en desahuciarles y se llevaron lo suyo. ¡Buenos eran los chisperos!
30.05.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
Al principio de la Calle Huertas, haciendo esquina, hay un rincón que me gusta visitar con frecuencia. Os hablo de El Jardín del Ángel, posiblemente una de las tiendas con más encanto de Madrid y por supuesto con una historia que no te dejará indiferente. Un íntimo rincón verde que surge de manera inesperada en un cruces de calles, un local que sorprende por su belleza y por su pasado. El Jardín del Ángel es posiblemente  la floristería más antigua de Madrid,  puesto que se fundó en 1889. Una esquina que rezuma encanto por sus cuatro costados, un pequeño oasis silencioso que emboba a cuantos pasan por su lado. Rodeado por una pequeña valle de forja, en su interior decenas de plantas, flores, una fuente, un invernadero e incluso un espectacular olivo que harán las delicias de los amantes de la naturaleza. Todo decorado con mimo y gracia. Su ‘No dejes de soñar’ ya nos invita a pasea con emoción. Me encanta entrar y dar una vuelta admirando los muebles antiguos, sus objetos exóticos, analizando cada detalle. Sin duda, es un sitio cultural que merece ser visitado aunque sea sólo una vez. En este rincón de ensueño se realizan también actividades, presentaciones e incluso a veces podemos llevarnos la sorpresa de encontrar música en vivo. Independientemente de su belleza actual, este recinto tiene un pasado digno de mención. Al estar situado junto a la Iglesia de San Sebastián el pequeño solar que hoy ocupa fue, durante más de tres siglos, un cementerio. En él estuvieron enterrados personajes ilustres como el escritor Lope de Vega o los arquitectos Juan de Villanueva y Ventura Rodríguez. Pero los más sensibles y miedosos no debéis tener temor alguno ya que antes de abrir como tienda de flores y plantas, en 1889, todos los cuerpos fueron desenterrados y retirados del camposanto. Caprichoso el destino que quiso que un lugar que durante tanto tiempo tuvo un presente oscuro y tétrico sea en la actualidad un espacio tan vivo y agradable. Aquello fue hace mucho y en la actualidad, El Jardín del Ángel, nos indica a relajarnos aportando una nota de color entre tanto asfalto. Sus puertas no cerraron ni el 20 de noviembre de 1936 cuando una bomba cayó en la iglesia que está a sus espaldas causando graves destrozos. Además, este coqueto lugar también ha hecho su pequeño cameo en la literatura ya que aparece en la obra Misericordia de Benito Pérez Galdós. Los encantos del Barrio de las Letras son  muchos y diferentes pero éste puede que sea el más original de todos.
18.05.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
El Arco de Cuchilleros es uno de los sitios más especiales de Madrid, atavesarlo supone una breve travesía de penumbra entre dos explosiones de vida, la que a sus dos extremos nos arrojan la Plaza Mayor y la Cava de San Miguel, donde el alboroto no tiene tregua. A pesar de que su nombre “oficial” es, tal y como reza su cartela “Calle de la Escalerilla de Piedra”, la práctica totalidad de la gente ignora dicha denominación y se refiere a él como el Arco de Cuchilleros. El motivo de este nombre lo encontramos a que, antiguamente en su entorno el gremio de los cuchilleros montaba sus puestos daba la proximidad a la Casa de la Carnicería que aún hoy habita en el interior de la Plaza Mayor. Este pequeño pasaje es sin duda el acceso con más encanto y diferente de los que musitan a la Plaza Mayor. El habitual sol de Madrid, conocedor de este hecho, trata día tras día de colarse en su entrañas y ser partícipe de su historia.  En segundo plano, ya rascando en el horizonte, un Madrid con cierta bruma que parece despertarse tras una prolongada hibernación. Así lleva siglos siendo el día a día de este arco, soportando los paseos de ida y vuelta de miles de madrileños.
11.04.2017
FREE TOUR MADRID
Ningún comentario
Los colores utilizados en las vestiduras y ornamentos sagrados expresan el carácter del tiempo litúrgico y las fiestas del año cristiano. El color de la Cuaresma es el morado, el color de la penitencia y la conversión y también expresión de equilibrio entre pasión e inteligencia, amor y sabiduría.  Son cuatro los colores que utilizamos en las vestiduras y ornamentos sagrados de los distintos tiempos litúrgicos y fiestas cristianas del año: blanco, rojo, verde y morado.  El Blanco representa la manifestación de la naturaleza divina de Jesús.  Se usa en Pascua, navidad y otras fiestas del Señor (excepto la Pasión), así como las fiestas de la Virgen María, los ángeles y de los santos no mártires. El Rojo, que recuerda la sangre y el fuego, es el color de la vida, el amor, el sacrificio de Cristo y el testimonio de los mártires. Denota el amor ardiente que es la fuerza del Espíritu Santo. Se usa el Domingo de Ramos, Viernes Santo, Domingo de Pentecostés, y en las fiestas de los apóstoles, evangelistas y mártires. El Verde es el color del Tiempo Ordinario: intermedio, conciliador, que refresca y tranquiliza. Color del Paraíso. El verde manto de la tierra en primavera inspira esperanza y la realiza: por eso el verde representa esa virtud cardinal del cristiano. El morado, color de reflexión, moderación equilibrio entre pasión e inteligencia, amor y sabiduría. Representa penitencia y acción precavida.  Propio de Adviento y Cuaresma, también se usa en los sacramentos de la Penitencia y Unción de Enfermos y en los oficios de difuntos. 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Madrid a pie! FREE TOUR MADRID